Viajar sin viajar

Por Isabel García Amuchástegui y Ariel Sabatella
_MG_9139
Ir por las calles de la ciudad sin rumbo y doblar en una esquina cualquiera puede confluir en conocer un nuevo barrio, sus colores, una nueva luz, otras personas y sus costumbres. En la bici esto puede suceder muy fácilmente y depende solamente de nosotros. Las ciudades son grandes pero bicicleteables. Aprovechemos la posibilidad que nos da la bici de desacomodarnos, de salir de la rutina, de sorprendernos, de conocer un camino nuevo, de perdernos en algún barrio que no conocemos.
Hagamos de cada salida una expedición, un “viajar sin viajar”. Practiquemos el cicloturismo urbano para conocer más nuestros lugares y alimentar a nuestro niño interior, ese que ama sorprenderse y andar en bicicleta.

Intro de BAiker #9 (octubre-noviembre 2014). Para leer la revista en formato digital hacé click acá