Vacaciones en el NOA: ¡empanadas, vino y bicicletas!

Por Martín Lehmann

Estoy convencido de los múltiples beneficios de las bicis. Por eso, por más que trabaje todo el año con ellas, no es raro tomarme vacaciones y aun así seguir viéndolas por todos lados.

Con mi novia, visitamos las provincias de Salta y Jujuy, en el noroeste argentino. Desde el momento de abordar el avión en Aeroparque las bicicletas empezaron a estar presentes a través de la revista que publica LAN y que se puede leer en el avión. En una de sus páginas centrales encontré un artículo titulado “MAMILS: Mi padre usa mallas”, acerca de los hombres que rondan los 50 años y se visten con lycra para pedalear. Por cierto, el término MAMILS refiere en inglés a las siglas de “hombre de mediana edad en lycra” (Middle Aged Man in Lycra).20150303_121555

Los primeros días los pasamos en la capital salteña, comiendo sus famosas empanadas, probando los exquisitos vinos de la región, caminando y disfrutando de lo bien preservada que está la arquitectura colonial. Com solo recorrer un par de cuadras basta para entender por qué le dicen “la linda”.
Si bien aún no hay ciclovías en el centro, no significa que no haya infraestructura. Gracias a agrupaciones de personas que creen en la movilidad sustentable, algunos indicios de cambios ya están presentes; por ejemplo, los bicicleteros impulsados por el colectivo Anda la Bici. Me llamó la atención que estén ubicados sobre la calzada y no sobre la vereda como acostumbramos en Capital Federal y me pareció una excelente forma de que las bicis empiecen a marcar el terreno, dejando en claro que son parte del tránsito. Por otro lado, estos anclajes incluyen carteles informativos con sugerencias de cómo atar la bici.
20150304_095612 20150304_095542
Un paseo clásico de Salta es subir a la cima del cerro San Bernardo en teleférico, llegando a una altitud de 1471 metros sobre el nivel del mar. Junto a la boletería, vimos este banner con una propuesta más que tentadora: descender en 40 minutos montado en una bici específica para est (actividad que me quedará pendiente para la próxima).20150304_151226
La segunda etapa de este viaje tuvo como escenario a la Quebrada de Humauaca, en la provincia de Jujuy. Hicimos base en Tilcara, una de las localidades más pobladas y con un gran abanico de opciones turísticas.
Una de las novedades en la provincia es el sistema de bicis compartidas, instalado y patrocinado por el Banco Macro. Curiosamente lleva el nombre de EcoBici, al igual que el sistema de bicis compartidas de Buenos Aires y México. En este caso, y a diferencia de Buenos Aires, se pueden alquilar presentando un documento y pagando el valor de $20 la hora*. Son bicicletas de paseo, sencillas y robustas. Además, se instalaron bicicleteros en diferentes puntos de Tilcara, para poder atarlas.
20150305_145217Pero no fue con estas bicis con las que decidimos salir a pedalear por la Quebrada sino con unas mountain bikes que alquilamos, bajo la recomendación de Ariel Sabatella, en una bicicletería que se encuentra a 100 metros detrás de la terminal de ómnibus de Tilcara. Ahí lo encontramos a Carlitos, quien hace ya varios años se instaló por esos pagos, conoce en detalle la geografía del lugar y sabe recomendar los mejores recorridos para hacer en bici.
20150306_144900 20150306_144906
Teníamos en mente ir hasta el vecino pueblo de Maimará, ubicado a unos 8 kilómetros de Tilcara aproximadamente. Carlitos nos explicó cómo llegar. El primer tramo sería por la ruta 9, para luego adentrarnos en un camino vecinal de ripio que nos llevaría hasta la plaza del pueblo. Las bicis que ofrece Carlitos son mountain bikes, equipadas con componentes Shimano y en perfecto funcionamiento. La tarifa por hora es de $30*.
Durante la pedaleada el paisaje es majestuoso. No alcanzan los ojos para “absorber” tanta inmensidad y belleza. Para pasear tranquilos, fuimos por la banquina que es ancha y está en muy buenas condiciones.
2015-03-06-12.21.26
Después de unos 35 minutos de pedaleo, llegamos al centro de Maimará que está ubicado a los pies de la famosa Paleta del Pintor, una impactante formación de colores sobre los cerros. La tranquilidad reinaba en la plaza, rodeada por la iglesia y la escuela. Ariel nos había dicho que buscáramos el almacén de López. Le preguntamos por éste al primer lugareño que encontramos y por supuesto supo decirnos dónde quedaba. Entramos al negocio y al fondo de un gran mostrador lo encontramos a López. Nos sorprendió cómo se iluminaron sus ojos cuando le contamos que en Buenos Aires la gente recomendaba pasar por ahí a conocerlo a él. Instantáneamente se dispuso a contarnos la historia del almacén familiar, de cómo era la vida en Maimará, de sus años de estudiante en la capital jujeña y mucho más. Charlamos largo rato, compramos pan, fiambre y fuimos a almorzar a la plaza. Pero antes de despedirnos nos sorprendió al obsequiarnos dos pequeños ajos. “Para la presión”, dijo. Nos advirtió del apunamiento y nos deseó buen viaje. La sencillez, alegría y humildad de López es digna de imitar. Si van por allá pasen a saludarlo.20150306_130634
Volvimos a Tilcara, esta vez más rápido y sobre el asfalto porque empezaba a levantarse el viento de la Quebrada. Minutos más tardes entramos nuevamente en Tilcara y conversamos un rato con Carlitos acerca de bicis y de la vida en el lugar, bajo la atenta mirada de La Gringa, una simpática perrita del lugar.
20150306_142925-cr
Nuestra aventura continuó los días siguientes por Iruya, un pueblo mágico que queda geográficamente dentro de Salta, pero se accede únicamente por Jujuy. Tiene 1500 habitantes y es el lugar ideal para descansar. Está situado entre dos ríos y uno de ellos cuenta con un puente, pero para cruzarlo hay que estar dentro de las categorías permitidas. ¡Y por supuesto, ahí tenía que estar la bici!
20150309_151325 20150309_151630
Nos cautivó tanto este lugar que decidimos quedarnos tres días ahí. Caminando por sus callecitas empinadas y empedradas vimos el departamento policial. En su interior hay una pared pintada con imágenes que repasan la historia de los medios de transporte de la policía de Iruya. Y sí, ahí estaba presente ella una vez más. Con dos canastos como alforjas y un oficial orgulloso a su lado.20150309_200337
Las vacaciones iban llegando a su fin y debíamos volver a Salta para tomar el avión a Buenos Aires. Pero antes pasamos a visitar algunos familiares por la capital de Jujuy. Aprovechamos la increíble oferta de fruta fresca que hay en casi cualquier esquina y en medio del paseo nos cruzamos con estos muchachos que hacían publicidad en bici. Justo los encontré cuando intentaban volver a colocar la larga cadena que se había salido del piñón y plato. Aproveché para ayudar y charlar con ellos, de modo de conocer cómo se organizaban para hacer ese trabajo publicitario.20150312_123013
Seguilo a Martín en @tincholehmann | tincholehmann.com.ar

Mirá el video de Lopez: un amigo de los cicloviajeros.
;