Urban Bike: un gran juego en bici

txt: Mario García

10868259_10203353793231809_1068264881826316366_n

Finalmente, luego de una suspensión por lluvia el pasado 30 de noviembre, la segunda edición de la Urban City Bike se llevó a cabo el pasado domingo 14, ahora sí en el marco de un día espléndido para recorrer Buenos Aires en bicicleta a través de sus ciclovías. “Les recuerdo que esto no se resuelve corriendo,” afirmó sobre el escenario montado en el Rosedal de Palermo Silvia Katz, la creadora del evento, “sino observando con atención a nuestro alrededor, para poder cumplir con las misiones asignadas a los equipos. Salgan y disfruten.”
10409389_10203353759950977_3967617406999054312_nAsí fue que 180 almas, integrando 90 parejas, sobre las más variadas clases de bicicletas -playeras, plegables, mountain bikes, urbanas de todo tipo- se enfrentaron a un recorrido de aproximadamente 20 kilómetros por las ciclovías porteñas, tratando de cumplir consignas como sacarse una selfie con la Torre de los Ingleses al fondo o descubrir cuándo se fundó el Bar Carlitos o averiguar la dirección exacta de una casona del 1900 con el único dato de una foto en papel provista por la organización.
10850026_10203353747990678_5675783951291537116_nLa salida fue en masa hasta llegar a un primer check point en donde cada pareja recibía las misiones de su primera etapa, muy diversas entre sí. De ahí había que salir carpiendo y tratar de cumplir los objetivos hasta llegar a un segundo check point, donde eran controlado el cumplimiento de las misiones de cada pareja y se entregaba la segunda lista de misiones…, y así sucesivamente. Cada equipo debió cumplir tres tandas de misiones -algunas sencillas, otras realmente complicadas si se iba apurado-, lo que insumió a los equipos en promedio unas tres horas de pedaleo por una hermosa Buenos Aires, especialmente hermosa y pacífica los domingos por la mañana.
10842018_10203353872553792_2385449160851021538_o
Hubo mucha camaradería -y por qué no también picardía-, mucho juego y suficiente pedaleo, aunque accesible a todo tipo de gente. Uno arranca con la decisión de “ganar” yendo más rápido, pero a poco, misiones mediante, la mente se calma, las piernas se tranquilizan y comienzan las búsquedas y las desorientaciones, las chanzas entre pequeños grupos que se arman sobre la marcha. Un juego, un auténtico juego para grandes y chicos que recomiendo que no se pierdan en la próxima edición.


Mirá más fotos de la Urban City Bike en esta galeria