Quedate en la tierra

campania-baiker-1

Estar en el cielo puede sonar atractivo, desafiante, hipnótico, pero saber volar teniendo los pies sobre los pedales es mucho más poderoso. Por eso, qué mejor que aprovechar con seguridad la sensación de vuelo que da andar en bicicleta. Y sobre todo disfrutando del lugar donde estamos pedaleando, con todos sus sonidos: los que nos permiten conducir sin riesgo y los que dan placer. Mejor dejá los auriculares en casa. Y gozá de la vida con su propia música.