Pedaleando Ruta 40: “La bici cambió nuestras vidas para siempre”

054_Abra-de-Arizaro_Paso-SicoFoto Javier Rasetti (Pedaleando Ruta40)
Javier Rasetti (33) y Marisol López (33) son pareja y viajan en bici desde hace 3 años. Antes de decidir lanzarse a la vida nómade, Javier era técnico en una empresa multinacional y Sol encargada en un restaurante.

¿Cómo decidieron empezar a viajar en bici?
Una de las cosas que nos unieron desde un principio fue que a ambos nos gustaba viajar y lo habíamos hecho de distintas formas: a dedo, en auto, en camioneta.
Desde pequeño, Javi siempre tuvo una relación muy cercana con la bicicleta y entre uno de sus grandes sueños estaba el de recorrer la Ruta 40 en bici. En cambio, mi relación más cercana con una bici había sido durante la adolescencia para ir a la escuela, y de eso ya habían pasado muchísimos años.
En uno de nuestros viajes en auto por el norte Argentino, entre Cachi y Cafayate, nos cruzamos con dos cicloturistas de unos 50 años, iban con las bicis muy cargadas pedaleando entre el polvo y el calor pero con una sonrisa tan plena que me llamó mucho la atención. Los miré desde la ventanilla del auto y, sin pensarlo demasiado, le dije a Javi que si él quería yo me animaba a pedalear la Ruta 40.
Desde aquel momento hasta hoy pasaron cinco años en los que la bici cambió nuestras vidas para siempre y como nunca lo hubiéramos podido imaginar.

¿Cúal fue su primer viaje en bici y qué errores cometieron?
Nuestro primer viaje fue en el 2013. Fueron 16 días desde Buenos Aires hasta Junín de Los Andes, incluyendo el ascenso a la cumbre del Volcán Lanín.
Cometimos innumerables errores. Desde los más comunes, como llevar muchísima carga sin sentido o hacer un cronograma muy organizado de distancias, días y kilómetros a recorrer que, desde el primer día, no nos sirvió para nada, hasta los más exóticos como romper un rayo, llevar 20 de repuesto, y que ninguno sirva.

¿Qué no puede faltar para comenzar un viaje?
Las ganas y animarse. Todo lo demás se soluciona.
En cuanto a lo técnico, siempre va a faltar algo, es imposible prever todo porque justamente una de las cosas más maravillosas de los viajes es el aprendizaje, las sorpresas y el cambio de perspectiva que te da sobre la vida. Lo importante es que, sea cual sea el viaje que se planifique, es necesario investigar, hablar con otras personas que lo hayan hecho, saber por qué zonas y climas se va a pedalear para ser conscientes del equipo que se necesita y planificar el viaje según nuestras posibilidades. No es lo mismo viajar por la cordillera a 4700 msnm que por la estepa patagónica.
En definitiva, viajar en bici no tiene recetas ni grandes trucos. Es como aprender a caminar, a nadar, a subirse a un árbol; uno después encuentra sus formas, sus gustos, su punto de vista.
Y, nunca pero nunca, debemos olvidarnos por qué empezamos a hacerlo.

Hacé click acá y conocé más de los chicos de Pedaleando Ruta 40