Las falsas creencias

Por Penetrit*

Hay una serie mitos acerca del mantenimiento de la bicicleta que pueden perjudicar la vida útil de sus componentes y que a continuación detallaremos:

Que los lubricantes multifunción en aerosol (tipo WD40) sirven para lubricar toda la bicicleta. Son útiles para los ejes de las palancas de mando, como los frenos o algún movimiento en el sistema de cambios, pero nunca para la cadena. Para cada mecanismo hay un lubricante específico.
Que la cadena se lubrica cada 200 km. La limpieza y lubricación se debe realizar en toda la transmisión cada vez que la veamos sucia, cuando se moje por la lluvia o cualquier motivo, o cuando comencemos a “escucharla”. Si la mantenemos muy bien y no se ensucia, eventualmente puede llegar a los 200 km sin relubricar, pero no se puede tomar esto como norma.
Que lavar la bicicleta con hidrolavadora es lo ideal. Este tipo de lavado requiere de mucho cuidado. No hay que dirigir el chorro de la hidrolavadora directamente sobre la caja pedalera ni sobre los ejes de las ruedas. De hacerlo, el agua entraría en sus mecanismos y produciría serios daños sobre los rodamientos de éstos.
Que los platos y coronas no requieren gran limpieza. Hay que limpiar todo el sistema de transmisión (platos, coronas y cadena) a la vez. Si solo lavamos la cadena ni bien comencemos a andar se ensuciará otra vez porque los piñones y los platos sobre los que trabaja estarán sucios.

Descargá la guía práctica Penetrit Bike haciendo click acá

* Penetrit fabrica Bike, la línea de productos ecológicos y biodegradables destinada al cuidado y mantenimiento de la bicicleta: sac@penetrit.com