La Rueda V: Las mazas II


Por Luddite

Son el centro de la rueda de la bicicleta. En ella se alojan los rodamientos que permiten que el eje gire con la menor fricción posible dentro del cuerpo de la misma.

En la antigüedad, los ejes para máquinas como telares o carros se fabricaban en madera y se recubrían con grasa animal para suavizar los roces. Este sistema no era muy efectivo en las máquinas muy grandes, ya que las piezas se recalentaban llegando incluso a producir incendios. Si bien el concepto de hacer que una pieza ruede sobre otra para reducir fricciones data del año 200 Antes de Cristo, no fue hasta 1.850 que la industria del acero pudo desarrollarse a gran escala con la aparición de los convertidores Bessemer, que libraban el arrabio de impurezas, generando un producto final mucho más estable. De este modo se empezaron a fabricar rodamientos económicos y de buena calidad, que cobraron popularidad justamente gracias a la bicicleta.

La maza puede girar sobre bolillas sueltas, enjauladas o selladas, y su función es separarla del eje, para evitar roces y desgaste. El principio de la maza lo comparten los demás movimientos de la bicicleta, ya sea la direc-siguientes partes elementales: sCuerpo de la maza: es la parte visible del mecanismo. En el centro de las orejas o falanges hay un hueco por el que pasa el eje. El hueco está rodeado por una pista cóncava circular en la que corren las bolillas. Esta pista es removible y se la denomina cubeta.

• Eje: es la pieza central del conjunto. Normalmente consiste en un cilindro, ya sea ciego o hueco, que está roscado desde los extremos y hasta casi el centro desde cada lado. Atraviesa la maza en sentido longitudinal, por el centro de las cubetas.
• Conos: se enroscan uno de cada lado del eje, son cóncavos al igual que las pistas presentes en la maza.
• Bolillas: corren en el canal formado entre el cono y la cubeta. Las bolillas evitan que las piezas hagan fricción entre sí, estropeándose y entorpeciendo el giro.
• Contratuercas: mantienen los conos en su lugar. Sin éstas, el giro de las bolillas aflojaría los conos a la primer vuelta de la maza. Hay mazas cuyos conos se sujetan al eje mediante unos pequeños tornillos. En ese caso las contratuercas no son necesarias.
• Arandelas: van entre el cono y la contratuerca y actúan como suplemento. A veces tienen una pestaña que corre por una ranura hecha en el eje. Eso impide que la arandela rote y ayuda a que el cono y la contratuerca no se aflojen con las vibraciones.
• Tuercas de fijación: mantienen la rueda sujeta a los ganchos del cuadro u horquilla. En los cuadros de acero se usan arandelas moleteadas que les dan agarre, mientras que en cuadros de aluminio se usan arandelas flotantes para no marcar el material.
• Grasa: sin ella el conjunto duraría muy poco tiempo. Sirve para lubricar y para evitar la corrosión que pudieran generar agentes externos en las piezas involucradas.


green_anarchy@hotmail.com | facebook.com/TallerLuditte

Para ver las tres ediciones anteriores de “La Rueda” hacé click en estos links:

La Rueda IV: Las mazas I

La rueda III: Las llantas

La Rueda II: Sobre rayos y cruces

La Rueda I: El todo y sus partes