La importancia de desengrasar

_MG_7924
Por Penetrit*

Limpiar la bici no consta de pasarle un trapo húmedo o lavarla con algún detergente. Estos métodos pueden dar una limpieza que estéticamente nos satisfaga pero mecánicamente no funcionan ya que los mecanismos sometidos a mayores esfuerzos requieren un tratamiento especial; además de requerir una buena lubricación, y los buenos lubricantes son resistentes al agua, por lo que generalmente no se remueven totalmente con agua y jabón. En efecto, se logra quitar una sola parte, quedando adherida la más sucia. Esto hace que los mecanismos se empasten, trabajen mal y, eventualmente, terminen rompiéndose por desgaste prematuro. Por eso es que dichos mecanismos deben ser tratados con un desengrasante que elimine todo el lubricante y la suciedad. 
Aplicar el desengrasante con un spray o chorro, dejar actuar unos minutos, remover la suciedad con un pincel de cerdas duras y, eventualmente, repetir la aplicación a modo de enjuague o para eliminar la suciedad más resistente. Hecho esto, se podrá lavar la bici con nuestro limpiador favorito. Es importante secar los mecanismos para eliminar cualquier resto de agua y, finalmente, aplicar el lubricante correcto (húmedo o seco) de acuerdo al tipo de terreno donde vayamos a pedalear.

Descargá la guía práctica Penetrit Bike haciendo click acá

* Penetrit fabrica Bike, la línea de productos ecológicos y biodegradables destinada al cuidado y mantenimiento de la bicicleta: sac@penetrit.com