Hacernos cargo

Nos sentimos parte de un movimiento, de un cambio. Sostenemos que las cosas se pueden hacer bien. Creemos que al elegir a la bici como medio de locomoción el cambio ya empezó y se contagia. Pero es necesario coherencia de nuestra parte y también de parte de quienes actúan a través de las políticas que promueven el uso de la bici.
Se toman como referencia a países más desarrollados o con más historia en el uso de la bicicleta en la ciudad, pero con eso no alcanza. No alcanza sin educación que sostenga el cambio, no alcanza si los ciclistas urbanos somos apartados del tránsito, quedando en una bicisenda que hace de nebulosa entre el peatón y el auto. Los ciclistas urbanos somos parte del tránsito y tenemos que educarnos para eso, porque creemos que es la única forma de que la bicicleta sea un estilo de vida y no apenas una moda, y para que el ciclista no pase a ser un estereotipo publicitario ni sea demonizado por los medios de comunicación cuando hay algún conflicto en el tránsito.
Es también nuestra responsabilidad ser coherentes con nuestras acciones y elecciones de vida para lograr que las bicicletas salven a las ciudades. Depende de nosotros que el movimiento crezca.bici-sola