Federico Cimatti: «La bici y la imprenta fueron una revolución»


Federico Cimatti se formó en diseño gráfico; paralelamente realizó otras experiencias relacionadas con una mirada sobre el arte. Desde 2008 lleva adelante Prensa La Libertad: “por un lado es mi proyecto laboral, pero también es mi bunker donde milito causas poéticas/políticas y construyo una visión de la técnica de impresión tipográfica.”
Luego de varias experiencias laborales fallidas, Federico conoció a un tipógrafo y así también la técnica que le permitió multiplicar una idea, un pensamiento, una expresión. “Con el paso del tiempo tuve el espacio y la posibilidad de pensar el por qué, el significado de ejecutar este oficio”, confiesa Federico. Y así fue como nació Prensa La Libertad.

Desde el 2013 Federico comenzó a usar la bicicleta como medio de transporte: “No andaba desde los 10 años. Un amigo me regaló la suya. Recuerdo mi primer paseo con la bicicleta. Fue fílmica la velocidad en que los árboles me pasaban por sobre la cabeza. En ese momento me convertí en un militante del ciclismo urbano.”


La Bicimprenta  

En enero de este año llegó a las manos de Federico una pequeña máquina tipográfica para viajeros, de 1920 y origen norteamericano. Muy difícil de conseguir ya que llegaron muy pocas al país en su momento. Desde hace tiempo que Federico tenía la idea de construir una bicicleta con la cual imprimir para asistir a movilizaciones, concentraciones, al espacio público: “Cuando llegó esta máquina el círculo se completó y el proyecto se materializó. La máquina me permite imprimir y volantear en vivo y en directo”. Luego no quedó más que modificar su propia bicicleta, con una base estable para montar la imprenta y un pie para que se mantenga fija durante el proceso de impresión.
“Es muy interesante ver las reacciones cuando la Bicimprenta aparece en el espacio público, genera asombro por ver cómo un impreso puede salir de un objeto tan pequeño y en algunas situaciones sucedieron cosas imprevistas muy gratificantes, como en la última marcha del 24 de marzo. El papel se me terminó y las personas comenzaron a darme sus billetes para imprimirlos y que circulen con la leyenda ‘Memoria, Verdad, Justicia y Poesía’. Fue algo totalmente inesperado. Aprendí el valor de la viralidad analógica”, nos cuenta Federico.


¿Qué relación encontrás entre la imprenta y la bici?

“Son dos inventos que revolucionaron diferentes esferas de
la vida y que estimulan la autonomía. Imprimir (controlar las máquinas) es una posibilidad de pensar en el tiempo en que vivimos, cómo lo transcurrimos, a qué velocidad. Son preguntas que me surgen de ese mantra industrial que generan las máquinas. Hay cosas que nunca voy a saber de esta máquina: cómo llego al país, qué imprimió antes. Pero algo pude descifrar en el hecho de ser una máquina que permite moverte e imprimir: un deseo de movimiento, ahora en dos ruedas.”

Impreso con mir propias manos
Hoy en día, Federico está empezando a imprimir y editar su tercer libro hecho 100 por ciento en impresión tipo- gráfica; es un proyecto de su autoría llamado Mínimos (Núcleos textuales + Panfletos) y recopila notas marginales que hizo en cuadernos y panfletos. “Hacer un libro es un proceso lento pero es el lugar más alto de la técnica tipográfica, por su complejidad. Y, ante todo, es una posición política/ poética ante el contexto”, enfatiza Federico. La edición contará con un tiraje de 200 ejemplares. “Siempre sueño con leer un libro impreso con mis propias manos. Me genera una sensación de autonomía difícil de explicar”, concluye.

Además, en Prensa La Libertad, Federico realiza trabajos de impresión tipográfica por encargo, vende su obra y también ofrece el servicio de Bicimprenta e impresión tipográfica para todo tipo de eventos.

Más info: https://www.instagram.com/prensalalibertad/