Familia sobre ruedas: «Trasladarme en bici me liberó»


Guadalupe Thorne (39) y Ulises Leto (40) son los padres de una familia que se traslada íntegramente en bici por Gran Buenos Aires y Capital Federal. Andaban en bici cuando eran novios pero cuando nació Tiziano (13), el hijo mayor, dejaron de usarla. Luego tuvieron dos niñas, Lola (4) y Giovana (2). Hoy día Ulises usa su bici para ir a trabajar, Guadalupe su triciclo cargo para llevar a las niñas al colegio y Ti- ziano su bici propia para ir al colegio y hacer distintas actividades. Una verdadera familia ciclista feliz.

¿Cómo surge la idea de llevar a sus hijas al jardín en bici?
Padecí un año entero llevar a las dos nenas en el furgón del tren Urquiza. Una iba en el cochecito y la otra a upa. A veces pasaban hasta tres trenes antes de subirnos. No podíamos entrar y la gente no se movía. Era un desgaste mental que me arruinaba. Estaba todo el día desganada, de mal humor, me afectaba mucho el comportamiento de la gente. Así fue que empezamos a pensar cómo evitar el tren para ir al jardín. El auto y la moto no eran opciones porque no me sentiría cómoda llevando a mis dos hijas más pequeñas en éstos, entonces surgió la idea del triciclo.


¿Por qué un triciclo?
En un primer momento se nos había ocurrido usar un trailer, pero lo descartamos porque no me sentía tranquila con la idea de que al ir más abajo no tiene tanta visibilidad en el tránsito. Después pensamos en
una bicicleta cargo (carga delantera) de dos ruedas, pero no me daba seguridad pensar en el equilibrio y el tráfico. Entonces empecé a buscar en internet e investigar para mandar a hacer algo parecido. Ahí fue cuando me di cuenta de que el triciclo era lo que más se adaptaba a lo que buscábamos, era estable y las niñas iban a ir más seguras.

¿Cómo fue el proceso de búsqueda y de armado del triciclo?
A mi marido le daba un poco de miedo y fui yo quien se obsesionó con la idea de ir en bici, pero cuando le mostré cual era mi idea se tranquilizó. En internet vi que en España usaban algo similar, así partimos de la base de un triciclo de carga. Por Facebook contactamos a un artesano que hace bicis raras, quien se sumó para adecuar toda la parte trasera: una estructura que pueda tener asientos y un cajoncito para llevar cosas. Le llevamos la bici y en menos de un mes teníamos la que tenemos ahora. Alargó la bici para que sea más estable y le armó la parte trasera de los asientos y los parantes, para colocar un toldo/capota. Luego tuvimos que encontrar quién haga dicho toldo, porque todos los fabricantes los hacen para casas, pero no hacen productos específicos tan personalizados. Hasta que dimos con la persona indicada. Faltaba muy poco para que llegue el invierno y no quería sacar a las niñas sin ese tipo de protección con tanto frío. Con esta capota puedo llevarlas con dos grados bajo cero y están de 10.

¿Con qué problemas se encontaron y cómo los solucionaron?
El problema inicial fue que cuando compramos la tricicleta tenía un canasto atrás sin ningún tipo de estructura. Un canasto muy débil y que se desoldó. Fue ahí cuando nos dimos cuenta de que teníamos que hacer a nuevo la estructura trasera. Otros problemas fueron los lógicos de una bici que lleva mucho peso, como los frenos o la cadena, pero realmente son problemas mínimos en comparación a tener que tomar el tren todos los días. Esta manera de trasladarme me liberó la cabeza. Salir de tu casa y saber que no dependés de ningún horario y de ningún medio de transporte público, es único. Sos vos, tu bici y tus piernas. Es la libertad que te da la bici.

¿Cuál es la reacción de la gente?
Mucha ternura. Se frenan en la calle a mirar y se escucha: ̈¡Mirá que bueno que está! ̈. Y casi todos los días escucho alguna madre diciendo: ̈Qué bueno sería tener una así». Muchas personas me han frenado para consultarme dónde la conseguimos, otros me tocan bocina y me muestran el pulgar hacia arriba. Todos los días alguien me dice algo. Llama mucho la atención. Voy por la calle en una tricargo, con las chicas con casco que van saludando y sonriendo encantadas como dos princesas.

¿Un consejo para los que dudan?
Mi consejo es que no lo duden, yo perdí todo un año por dudarlo. ¡Es lo más lindo! El cambio del transporte público a la bici es una liberación. Incluso las nenas sienten que van paseando. Y para mí andar en bici se transformó en una terapia. Además, salimos todos en familia. Es lo más lindo que hay.

¿Cómo viaja en bici tu hijo mayor?
A Tiziano lo acompaña mi marido todas la mañanas en su bici, aunque el otro día teníamos que hacer un trámite los dos y fue solo sin problemas. Antes de que él empiece a ir en bici me senté con un mapa y busqué el camino más tranquilo que sea mano. Hay tres días en la semana que Tiziano vuelve solo del cole y dos días los cuatro juntos (mis tres hijos y yo). Igualmente me da mucha tranquilidad cómo se maneja en bici en la calle. Al principio hicimos una transición para que él se acostumbre a ir solo. Durante dos semanas nos siguió a la ida y a la vuelta y luego él tomó la posta y nosotros lo seguíamos atrás sin decirle nada. A Tiziano le encanta ir y volver solo en su bici.

¿Algún consejo para llevar niños en bici?
Que usen casco y cinturón. Y hay que tener paciencia, porque a veces vas manejando y las chicas atrás se mueven o pelean, entonces hay que tranquilizarlas. Igualmente, la mayoría de las veces es una viaje super placentero.