Cómo evitar la distracción del celular

ML-distraccion-8750

Se dice que la tecnología avanza más rápido de lo que las sociedades pueden adaptarse a ella. Eso es sin dudas lo que está pasando con los teléfonos celulares, que ya hace años dejaron de ser solamente teléfonos para convertirse en centros móviles de conexión permanente con amigos, familia y trabajo.
Paradójicamente su uso también puede desconectarnos de quienes nos rodean y esto en la vía pública se transforma en un riesgo importante.
Ya existen decenas de campañas y avisos que advierten sobre esto, así que no te vamos a explicar por qué es tan peligroso dejar de concentrase en el camino. Pero entonces si ya todos lo sabemos ¿por qué igual suele ganarnos esa fuerte tentación de mirar el celu cuando suena o vibra? Esa lucecita insistente parece pedirnos a gritos: “¡Leeme ahora!” ¿Qué puede ser tan urgente que nos haga quitar la vista de la calle y recorrer casi cuadras enteras sin mirar para adelante?
Desde un simple choque de peatones hasta un grave accidente entre automóviles, el abanico de situaciones que genera esta distracción es enorme. Quienes vamos en bici también tenemos una responsabilidad.

¿Qué podemos hacer?
Llevar el celular en el bolsillo hace que sea muy fácil echarle mano y distraernos. Podrías optar por guardarlo en la mochila o cartera. De esta forma vas a escucharlo igual y tendrás un poco más de tiempo para pensar si realmente necesita una atención urgente o no.
En caso de querer responder un mensaje o atender una llamada, frená. Salite de la calzada y detené tu bici en un lugar seguro (no te quedes parado en medio del carril). Lo bueno de hacerte este hábito es que de a poco irás sabiendo evaluar si vale la pena o no cortar la pedaleada para responder.
Prestá atención a los conductores de automóviles y alejate de aquellos que están distraídos con el celular o el GPS. Según estadísticas del CESVI (Centro de Experimentación y Seguridad Vial) un conductor, mientras atiende una llamada de voz, llega a avanzar a ciegas durante cuatro segundos y mientras lee un mensaje de texto, maneja unos ocho segundos sin mirar el camino. Esto es un peligro concreto para vos y tu bici. Si ya estás circulando junto a alguien que viene manejando con esta conducta, hacele señas para que levante la vista y te vea. Evitá la agresión, sólo llamá su atención con un saludo o alguna otra excusa no violenta. Mejor quedar como locos que ser atropellados, ¿no?
Silenciá la mayor cantidad de grupos de chat que puedas. Especialmente aquellos que ya sepas que no requieren una respuesta inmediata. (¡Todos tenemos uno de esos grupos!)
Si es absolutamente necesaria una rápida respuesta, preferí los mensajes de voz en vez de escribir. No es lo ideal, pero al menos te permitirá seguir mirando hacia el frente.
Por último, si ves un peatón que viene cruzando con la vista fija en su pantalla, despertalo con un chiflido o algún sonido que lo haga mirar para arriba. Pero como siempre decimos: el peatón tiene la prioridad absoluta y aunque esté haciendo las cosas indebidamente, es nuestro deber cuidarlo.

¿Vos cómo te manejás con el celular? ¿Cedés a la tentación inmediata de atender? ¿Tenés alguna técnica en particular para manejar esto?