“En realidad, conviene no acercarse nunca a Parque Chas”

Así termina el relato Historia de una manzana misteriosa de Parque Chas, de Alejandro Dolina, el cual les recomiendo leer antes de iniciar este recorrido ya que describe maravillosamente este barrio temido hasta por los más avezados exploradores.
No tengan miedo de perderse, este recorrido autoguiado los llevará a conocer lugares y encantos de este maravilloso barrio, a bordo de sus bicicletas.

Por Gustavo Almada*

Screen-shot-2014-10-10-at-10.41.55-AM


 

Cicloturismo-Urbano-03481) La Pampa y Triunvirato: pueden llegar cómodamente desde Belgrano o Villa Urquiza por la bicisenda de La Pampa. Antes de partir cierren los ojos e imaginen este lugar hace más de 100 años: una zona anegadiza e inhóspita, poblada de hornos para la fabricación de ladrillos, que se constituía como el principal proveedor para la construcción de una ciudad en crecimiento. En 1930 comienza el loteo de terrenos y cambia el paisaje hacia la urbanización definitiva.

Cicloturismo-Urbano-03632) Triunvirato y Ginebra: graciosamente, el negro Fontanarrosa decía que desde algún punto de Rosario su ciudad le hacía recordar a Hong Kong… Me atrevo a decir entonces que esta esquina me recuerda a una postal de una callecita de París.
Ingresamos al laberinto, avanzamos unos 30 metros (Ginebra 3830) y encontramos la muestra intacta de los antiguos ladrillos de la zona. Están ante una casa construida con los mismos, toquen sus paredes, de los ladrillos brotará casi un siglo.

Cicloturismo-Urbano-03733) Berna y Ginebra: aquí una curiosidad, una ochava con dos casas, muy angostas por cierto. Algo nada usual en el código de construcción de ninguna ciudad.

 

 

 

Cicloturismo-Urbano-03894) La Pampa 5088: uno de los típicos chalets que se construyeron al iniciarse el loteo en los años 30. Podrán ver a sus lados las modificaciones que han sufrido las casas vecinas.

5) Sigan por La Pampa hasta el 5300, llegarán a Bauness, toman esta calle hacia donde disminuye la numeración y a dos cuadras se encontrarán con Bauness. ¡Si! están en la esquina de Bauness y Bauness, todo es posible en Parque Chas.

6) Gándara 2840: Club El Trébol, durante años corazón social del barrio. Enfrente, Plaza Éxodo Jujeño, pueden detenerse a disfrutarla.

Cicloturismo-Urbano-04147) Gándara 2889: un mural construido por quién sabe que artista urbano nos muestra un curioso mapa del barrio. Descubran donde están y no tendrán miedo a perderse.

 

Cicloturismo-Urbano-04638) Bucarelli 1667: Asociación de Fomento de Parque Chas desde 1929. Sus paredes visten interesantes murales.

 

 

 

Cicloturismo-Urbano-04209) Adonaegui 1532: Escuela Petronila Rodríguez, muy antigua y hermosa. Un oasis en medio del barrio en donde han estudiado varias generaciones de vecinos.

10) Turín del 3100 al 3199: Busquen un barco.

11) Hamburgo y Burela: Plaza Dr. Alfredo Nobel.

Cicloturismo-Urbano-042512)  Barzana 1515: Parroquia San Alfonso María de Ligorio. Dando una vuelta a la manzana descubrirán el pasaje Sofía y una antigua casa de retiro de la congregación.

13) Burela y Moscú: Plaza Jamaica.

14) Moscú y Barzana: Plaza Andrés Chazarreta. Cabe aclarar que todas la plazas que recorrieron fueron construidas como parte del reglamento, en el inicio de la urbanización del barrio, para que los vecinos disfruten de un pulmón verde cerca de sus casas.

 

Cicloturismo-Urbano-047215) Berlín y Av. Victorica: abrimos paréntesis y hacemos un juego. Memoricen la esquina donde están y luego continúen por la calle Berlín en sentido del tránsito, “sigan siempre derecho” por esta calle durante seis cuadras y mágicamente volverán al mismo lugar. Si han hecho los deberes y leyeron el cuento de Dolina, le darán la razón.

Cicloturismo-Urbano-048716) Av. Victorica y Ávalos: llegamos al punto central del barrio y nos encontramos con otra curiosidad: una rotonda con tres semáforos, llámese a esto una superposición de soluciones de tránsito.

17) Fin del recorrido: pueden tomar la Avenida Victorica que los llevará directo a Agronomía. Ingresando por alguna de sus puertas encontrarán uno de los pulmones más grandes de la Ciudad de Buenos Aires. Busquen un sector abajo de un árbol y siéntensen a hacer un picnic. Se lo lo merecen, conocieron Parque Chas y no se perdieron.

*Ciclista y propietario de la bicicletería Lord Bike.

Historia de la manzana misteriosa de Parque Chas
 en Crónicas del Angel Gris – Alejandro Dolina
© Copyright Editorial Colihue – 1996
Existe en el barrio de Parque Chas una manzana acotada por las calles Berna, Marsella, La Haya y Ginebra.

No es posible dar la vuelta a esa manzana.

Si alguien lo intenta, aparece en cualquier otro lugar del barrio, por más que haya observado el método riguroso de girar siempre a la izquierda o siempre a la derecha.

Muchos investigadores han intentado la experiencia formando grupos numerosos. Los resultados han sido desalentadores. A veces sucede que el paseante sigue en la misma calle aún después de doblar una esquina.

En 1957, un grupo de exploradores franceses desembocó inexplicablemente en la estación de Villa Urquiza.

Urbanistas catalanes probaron suerte formando dos equipos y partiendo cada uno en dirección opuesta. En cualquier manzana de la ciudad es fatal que los grupos se encuentren en la mitad del recorrido. Pero en este lugar no sucede tal cosa y hasta se han dado casos en que un equipo alcanza al otro por detrás.

Los más pertinaces han realizado excursiones a través de los fondos de las casas, con el resultado de aparecer siempre dejando a sus espaldas calles que no habían cruzado jamás.

En estas experiencias se descubrió que muchos vecinos son incapaces de indicar en qué calle viven. Asimismo, existen casas que no dan a ninguna calle. Sus habitantes se alimentan de sus propios cultivos o de lo que generosamente les pasan por sobre las medianeras.

Los taxistas afirman que ningún camino conduce a la esquina de Ávalos y Cádiz y que por lo tanto es imposible llegar a ese lugar.

En realidad, conviene no acercarse nunca a Parque Chas.