El arte de emparchar

Por luddite

Se cree que el parche es una especie de “curita” que se lo pone a la cámara para que deje de “sangrar aire”. En realidad, y siguiendo la analogía médica, el parche es un implante de piel. Porque no se pega, sino que se vulcaniza y fusiona con la cámara. Como una cicatriz que se ve diferente al resto de la piel, el parche es una marca en el caucho o butilo, pero pasa a formar parte indivisible del conjunto.

El procedimiento
Los pinchazos pueden ocurrir por distintos factores, pero el procedimiento de parchado es común a todos:
Tras desmontar la cámara, identificamos el lugar exacto del agujero. A veces es visible, pero si no, lo mejor es inflar la cámara para forzar la pérdida de aire por la rotura, acercando nuestros labios u oídos, a fin de detectarlo.
   
Ya identificado el pinchazo lijamos un poco la zona para darle mordiente. Es preferible lijar una zona mayor al tamaño del parche.

Se esparce solución vulcanizante en el área a emparchar. La cantidad depende del tamaño del parche, pero siempre debe ser una capa muy delgada. El área tratada puede superar el diámetro del parche sin problemas, pero no al revés. La solución se opaca a los pocos segundos y debe estar seca al tacto antes de apoyar el parche. Este tiempo de espera puede ser de uno o dos minutos e incluso se puede esperar 10, pero nunca apurar el secado soplando o escatimando solución. Si el parche está bien hecho tendrá la misma vida útil que la cámara. Si falla, puede que sea imposible repetir el proceso dada la dificultad que implica remover los residuos de la solución.

Colocamos el parche y sacamos las pequeñas burbujitas de aire que se puedan haber formado y que a futuro pueden causar fallas. Podemos hacerlo con la parte convexa del desmontador de cubiertas o apretando con los dedos firmemente.

Es recomendable esperar dos o tres minutos antes de volver a colocar la cámara e inflarla. Corroborar el resultado inflando un poco la cámara sin instalarla. Si alguno de los bordes se levanta, en algunos casos puede corregirse con un poco más de solución.

 A tener en cuenta
 El parche se elige en función del tamaño de la cámara y del pinchazo. Esto es importante sobre todo en las cámaras angostas, como las de ruta. Si el parche tiene que dar toda la vuelta al contorno de la cámara, no servirá.
♦ No cortar el parche por el medio, porque los bordes son más finos y cohesionan mejor. Medio parche adherirá a la cámara, pero posiblemente se levante sus bordes. 
Para tajos rectos el parche no servirá, ya que la presión de aire hará que la cámara se raje longitudinalmente. Se puede dar circularidad a la rotura usando un alicate o tijera y emparchar normalmente.