¿Cuál es la bici ideal para viajar?


Todas las bicis pueden servir para viajar, pero también es verdad que hay unas más propicias que otras. Entonces la cuestión sería: ¿cómo elijo una buena bici para viajar?
Hay algunos puntos sumamente importantes. El primero es elegir una bicicleta que sea de nuestro talle para que nos quede cómoda y que después de comprada no tengamos que gastar dinero en cambiar componentes para que nos quede mejor. Para saber tu talle podés consultar acá. El segundo es que una bici para viajar debería tener anclajes para portapaquetes en el cuadro. Generalmente se utilizan bicicletas mountain bike ya que son versátiles y eficientes para caminos de todo tipo. En Europa se han usado desde hace años las híbridas (que cada vez se consiguen más fácilmente en Argentina) que com- binan las prestaciones de una MTB con el rodado de las ruteras, el 28 o 700.

Otras cuestiones a tener en cuenta son:

Usar ruedas con llantas doble pared ya que son más resistentes que las de simple pared, sobre todo porque al llevar peso se tornan más endebles.

Las cubiertas semislick (semilisas) son las más versátiles para caminos mixtos (tierra y asfalto) ya que tienen banda de rodamiento lisa en el centro y tacos en sus laterales.

Que la caja pedalera sea sellada, ya que su vida útil será más larga y nos generará menos problemas cuando atravesemos caminos rurales, viento y agua.

Una transmisión de 24 velocidades tiene más vida útil que una de 27 o 30, y, además, sus componentes son más accesibles y fáciles de conseguir en cualquier pueblo del interior del país.

Un gran mito
Hace alrededor de 17 años se empezaron a utilizar los primeros cuadros de aluminio en las bicicletas mountain bike y, con el pasar de los años, a crearse el mito de que no es recomendable viajar con cuadros de aluminio porque si se rompen no se pueden soldar en cualquier pueblo (los de acero sí). Hoy en día los cuadros de aluminio vienen con caños sobredimensionados, hidroformados y con distintos grosores de pared en una misma sección. Todo esto hace que sean más difíciles de romper. Por lo cual, optar por un cuadro de acero/cromoly o alumnio es más que nada una cuestión de gusto.

Texto: Diego Andrich*
Propietario de la tienda especializada de viajes en bici del barrio porteño de Caballito: Tierra de Biciviajeros.
Fotos: Javier Rasetti / Nación Salvaje
Fotógrafo de Nación Salvaje y cicloviajero