Cómo identificar los tipos de pinchazos

Comúnmente se habla de “pinchazo” cuando, dado un estado emocional estable, algo lo debilita de golpe. “Estoy re pinchado”, dice alguien que sufrió un descontento.
La analogía es total cuando se habla de bicis. La rueda gira inflada hasta que de pronto algo interrumpe esa constante y la desinfla, haciendo lo mismo con el ánimo de quien la pedalea.
En términos generales, cualquier pinchadura implica la pérdida del aire en las cámaras. Sin embargo, es útil identificar el porqué de cada caso para saber cómo proceder.

⊕Pinchazo externo: sucede siempre en la parte de la cubierta que toca el suelo y, en menor medida, en los laterales. Es necesario prestar atención al sacar la cámara e identificar en qué parte está pinchada, para revisar si lo que causó el pinchazo sigue clavado en la cubierta. Normalmente son astillas, vidrios grandes, clavos, etcétera.
Es importante detener la marcha inmediatamente al observar que la presión de aire baja. Si se sigue pedaleando aumenta el riesgo de arrastrar el objeto que generó el pinchazo y abrir otro agujero en la cámara.


Pinchazo interno: este tipo de rotura no se debe a cuerpos extraños sino a la misma rueda, por eso es importante revisarla al sacar la cámara. Generalmente sucede por: un fondo de llanta mal instalado o inadecuado para la presión que lleva la cubierta, rayos que sobresalen por encima del niple o pliegues en la misma cámara, producto de un montaje deficiente. Los primeros dos casos son difíciles de resolver en el momento. En uno hay que corregir el fondo de llanta y en el otro limar el sobrante de rayo o cambiarlo por uno más corto.

⊕ Pinchazo paralelo: llamado snake bite en la jerga ciclista, ya que se ve como una mordida de serpiente: dos agujeros paralelos e idénticos. Por rodar a baja presión de inflado la misma llanta golpea el piso, mordiendo la cámara. Es fácilmente prevenible si se infla a presión adecuada y es muy común en ruedas con cubiertas de 23, 25 o 28 mm, ya que hay menos distancia entre el suelo y la llanta que en una cubierta ancha. Son difíciles de emparchar y se necesita un poco de pericia para solucionarlo.


⊕ Rotura de cuello de válvula: técnicamente no es un pinchazo, pero en definitiva deja a la cámara sin aire. Es difícil de solucionar. Si la llanta es de pared simple se puede cortar la válvula, poner un parche grande en el agujero, e instalar una válvula nueva. Se compran sueltas y se ajustan con tuerca y arandela. Es un procedimiento “de quirófano”.

Por Luddite