Cómo calzarte para pedalear

ml pedal-8215

Cuando hablamos de andar en bici por la ciudad, lo mejor es no complicarse mucho y salir pedaleando con lo que tenemos puesto. Pero como los que hacemos La Guía BAiker andamos mucho en bici, siempre buscamos ir un poco más allá y acercarte sugerencias que sabemos te pueden hacer la diferencia.

Evitá pedalear descalzo.
En verano puede ser tentador, pero no es recomendable por dos cuestiones básicas. Primero porque los pies quedan muy expuestos a heridas por probables raspaduras, golpes o cortes. Pero por otro lado, se desperdicia mucha energía del pedaleo.

La unión hace la fuerza
Todos saben que la fuerza va desde nuestras piernas hacia los pedales. Lo que pocos conocen es la importancia de que la unión entre ambos sea lo más firme posible. Una suela blanda permite que el pie flexione demasiado sobre el pedal y así absorba parte de la fuerza que estamos haciendo. En cambio, mientras más dura es la base de nuestro calzado, el conjunto de piernas y pedales funciona de manera eficiente y la pérdida de potencia es menor.
Para darnos cuenta de la importancia de esto basta con mirar las zapatillas específicas de ciclismo. Son calzados que sujetan bien los pies, con velcros, cordones y otros tipos de trabas y a la vez tienen una suela rígida para aprovechar al máximo el esfuerzo del deportista.

Tu mejor elección
Por eso, aunque no hace falta que tengas calzado específico de ciclismo, para hacer trayectos cortos por la ciudad podés lograr muy buenos resultados si hacés pequeñas elecciones sencillas. Por ejemplo, si tenés unas zapatillas de lona con suela blanda y otras de base más dura (tipo tenis por ejemplo), te sugerimos usar estas últimas en lo posible. Vas a notar la diferencia.

Adherencia
Por último, no olvides prestarle atención a que el calzado que elijas se afirme bien a los pedales. Tratá de evitar suelas lisas que te puedan hacer resbalar (sobre todo en días de lluvia). Que se te zafe un pie en una bajada o yendo rápido puede desequilibrarte y provocar una caída.