Ciro Pertusi: “La vida en bici es más fácil”

Ciro-2-18
texto: Diego Oscar Ramos | fotos: Ariel Sabatella
Si bien alcanzaría nombrar el trío de canciones (dos de Attaque 77 y una de Jauría) con las que Pertusi le rinde homenaje a la bicicleta, se siente el amor que le tiene en cómo habla de su historia ciclística. Relato que comienza cuando su papá le regaló una Musetta plegable siendo niño, como canta en “Adiós a Dios”. A partir de este momento, siente que algo cambió en su manera de ver las cosas. “La vida fue otra cosa para siempre”, dice Ciro y cuenta que, luego de un tiempo breve con rueditas, aprendió a andar en bici gracias a sus amigos, que lo largaron “barranca abajo por la calle Cochabamba”, en Boedo, su barrio. “Ese día -relata- aprendí a pedalear sin rueditas y perdí la noción del tiempo, eran las diez de la noche y mi vieja me llamaba a los gritos para que volviera. Al otro día a las ocho de la mañana ya estaba golpeando las puertas de las casas de mis amigos para salir con ellos a pedalear pero todos dormían. Es que yo estaba entusiasmado, era el último que había aprendido a andar en bici”.
Ciro-2-25
“Para mi las ciclovías son un gol de media cancha, una bendición”, dice el músico y cuenta cómo las pedalea, con su hija de seis años. “Salimos mucho a pasear en bici, sobre todo por nuestro barrio, Caballito. Nos gusta observar casas antiguas, los dos somos muy visuales, adoramos los árboles, la vegetación. Andamos, paramos en cualquier lugar y hacemos un picnic”. “Ella me cuida. Todo el tiempo me pide que use casco”, confiesa Pertusi, que lleva a su hija Catalina en un asiento que hizo colocar sobre el caño horizontal de su bicicleta. “Cuando voy con la nena muchos locos se han parado a preguntarme cómo lo instalé. Hasta me han sacado fotos cuando salimos en días de lluvia, con mi hija empuñando un paraguas transparente”, dice Ciro y cuenta que el sistema lo inventó antes de tener a su hija, para que una antigua novia pudiese ver lo mismo que el veía al andar en bici en vez de tener que viajar viéndole la espalda. Además, esta manera de transportar a alguien para él es más segura, ya que llevarlo atrás vuelve más inestable el andar. “De esta manera, la salida es más lenta pero el andar es más firme”, detalla Ciro.
Ciro-2-106
Eso sí, con este sistema incluye partes de un viejo ventilador para crear una protección en la rueda delantera, de modo de que los pies de su hija no se metan allí y pueda lastimarse. Lo que todavía no pensó o no llevó a la práctica, fue comprar una bicicleta para su hija. “Ella ya me pidió empezar a andar en bici, es algo que se viene pero todavía me cuesta, sé que tengo que empezar a soltarla. Le va a venir bien. Nos va a venir bien”, reflexiona.
“No hago ejercicio, solo ando en bici. Y sin ella no podría estar en Buenos Aires”, dice el músico, que en algún momento de su vida supo desapegarse de ella, hace unos años, cuando vivió en las sierras cordobesas. Tiempo atrás el músico probó suerte como buzo profesional en los mares mexicanos de Playa del Carmen. Pero fueron las ganas de volverse a armar una bici lo que le dieron el envión para volver a Argentina y formar nuevamente una banda. “Pensando en que me iba a quedar en México planeaba armarme una bicicleta pero al final pasaron los meses, se me hizo la noche y terminé trayéndome acá el asiento, plato y palanca que me había comprado allá”, relata Ciro, que bien podría haber cantado en ese momento “Hey! Hey!”, de Attaque 77, donde decía enérgico: “Sólo andar en bici, déjenme salir, ya me quiero ir”. Pero la canción que nació en el proceso de regreso a la Argentina fue “Adiós a Dios”, donde relata cómo la entrega de las llaves de su casa, de parte de su madre, y el regalo de una bici, de parte de su padre, le dieron su primer soplo de libertad y conciencia acerca de los poderes transformadores de pedalear.
Ciro-2-102
“La bici te da una mecánica de libre albedrío en el pensamiento, te subís y al rato podés estar cantado o hablando solo, pero hasta estar enroscado es distinto si estás arriba de la bici, porque todo sale y se va transformando”, expresa Ciro.
Y asegura que así como Pappo decía que la mejor salida para cualquier problema es el rock, para él lo es la bicicleta. “Sé que otros dirán que el compañero es el pucho o el mate, pero la bici es muy compañera”, cuenta el músico y agrega “Incluso tuve momentos fundamentalistas, cuando me la llevaba de gira, en tiempos en que se viajaba con todo el sistema de sonido”. En este sentido, Pertusi detalla como en viajes con Attaque 77 y El Otro Yo, llevaban bicicletas para salir a andar en los ratos libre. “Pasaban cosas muy lindas, salíamos a pedalear y al rato teníamos una procesión de personas pedaleando con nosotros, se iban acercando tímidamente. Una vez, terminamos tomando la leche en casa de unos pibes más pequeños, los padres estaban sorprendidos de que en su casa estuvieran ‘los del poster’ ”, relata Ciro. Y comenta que también ha vivido en esas giras con bici “situaciones más adultas”, como “conocer una flaca” o salir rajando para evitar que se la robaran.
En numerosas ocasiones a Pertusi le han dicho que la bicicleta es cosa de chicos, a lo que el músico responde: “La vida en bici es más ágil, más práctica, decidís todo al toque y es mucho más barato moverte en ella que con otros transportes. Incluso, podés estar hasta la manija de problemas y salir a pedalear, que no solo se te acomodan muy bien las ideas, sino que te hace sentir mucho mejor”.
ciro-2-la-bici

Mirá los videos de Attaque 77  y Jauria 

Hey! Hey! (Attaque 77, del disco Antihumano)

Caballito de hierro  (Attaque 77, del disco Radio Insomnio)

Adiós a Dios  (Jauria, del disco Jauria)