Cara Bicible: Ramiro Aguilar


Entramos y salimos miles de veces sin conocer quién está detrás de un eslabón tan fundamental del ciclismo como son las bicicleterías. Esta sección pretende hacerlos visibles, en pocas palabras.

¿Que creés que aporta la bici a la ciudad?
La posibilidad de trasladarte del punto A al B a una velocidad más humana, interactuando de otra manera con el ámbito que te rodea. ¿Cuantas bicis tenés y cuál es tu preferida? Tengo cinco bicis, todas me dan felicidad, no tengo una preferida. Cada una tiene su historia y su por qué. Poliamor bicicleteril.

¿Para qué las usás?
Las uso para entrenar, trasladarme, pasear… siempre divirtiéndome.

¿Cómo empezaste con la bicicletería?
Es una historia larga… a los 16 años empecé a usar la bici como medio de transporte y me angustiaba mucho cuando la metían en el taller de la bicicletería a la que la llevaba. El cartel de prohibido pasar en la zona del taller me resultaba desagradable. A fuerza de sandwiches de miga me hice amigo del mecánico y después de un tiempo terminé trabajando en ese lugar durante 11 años. Y hace 12 que abrí mi propia tienda.

¿Qué es lo mejor que te dio la bici?
A mis 8 años, una sensación de libertad que me resulta imborrable. Hace 23 años que no trabajo y que le dedico 10, 12, 13 horas por día a mi pasión, amistades y a un tesoro que, afortunadamente, comparto a diario con un montón de gente.

¿Qué distingue a Probikes?
Nuestra tienda tiene el taller a la vista. El cliente puede ver el trabajo que se hace sobre su bici e incluso participar. Somos ciclistas urbanos y de alto rendimiento y nos apasiona compartir nuestros conocimientos con la gente que nos visita. Creemos que cada vez que vendemos una bici tenemos la posibilidad de cambiarle la vida a alguien. Ese es nuestro tesoro y al compartirlo forma- mos un vínculo con el cliente que se termina transformando en amistad, formando parte de la comunidad Probikes.

Al frente de Probikes, ubicada en el barrio porteño de Flores: www.probikes.com.ar