Bicicletas “de dama”: Las clásicas I

Por Luddite
Es moneda corriente escuchar en ambientes especializados o leer en alguna página o grupo de internet sobre cuadros o bicicletas “de dama”. Que sea necesario aclarar que una geometría es de dama, deja por sentado que la norma es la “de hombre”, ya que nadie va a la bicicletería a comprar, o publica para vender en internet, una bicicleta de hombre. Esto es, sin lugar a discusiones, una cuestión puramente machista y trans-exclusivista. Sin embargo, efectivamente existen diferencias entre ambas geometrías, más allá de lo repudiable de las normativas de género impuestas; que hoy por hoy se mantienen.


La geometría

En rasgos generales y prescindiendo de algunos detalles que escapan al núcleo duro de la cuestión, se podrían dividir las bicis en dos formatos: clásicas y modernas. En esta edición me dedicaré a las clásicas. En este caso,w las diferencias entre cuadros pensados para una u otra corporalidad son visibles. Los de hombre constan de dos triángulos, que unidos por el tubo piantón -el caño del que sale el tubo del asiento- forman un cuadro con un tubo superior -el caño de arriba- paralelo al piso. El frente y el collar de cierre de asiento quedan así a la misma altura. En las de mujer, en cambio, el tubo superior corre oblicuo al piso, en un ángulo variable de acuerdo al modelo o marca. Esto genera una diferencia de altura a favor del frente y en detrimento del cierre de asiento, posibilitando así realizar un caño piantón más corto y en consecuencia talles más pequeños.

¿Por qué? Primero, porque se considera que la mujer cis es de menor estatura que el varon cis. Segundo, porque en la época de surgimiento de la bici, las mujeres vestían polleras largas y para poder subirse a una bici con cuadro de hombre se las arremangaban o directamente montaban en enaguas. Esto se consideraba vulgar y obsceno y se creyó oportuno modificar levemente la geometría de las bicis para que pudieran ser montadas con pollera larga ya que, como se puede adivinar, las bicis las fabricaban hombres.

Con el tiempo los códigos de vestimenta fueron variando, pero las bicis “de mujer” y las “de hombre” siguieron diferenciándose por el detalle del tubo superior. Así en las postrimerías de la transición al formato de bici moderno, que se dio a principios de 1990, se pueden diferenciar tres formatos de bici “de dama”:


El Mixte
, conocido en nuestro país también como Rondinella: el tubo superior se prolonga desde el frente hasta los ganchos de la rueda trasera, pasando por el centro del piantón y conformando un tercer conjunto de vainas.

El llamado coloquialmente Cuello de cisne por su forma estilizada, propio de bicis de paseo inglesas, holandesas, checoslovacas, españolas e italianas.


El tercero no tiene un nombre distintivo y consiste simplemente en el desplazamiento oblicuo a favor del frente del tubo superior, en cuadros de doble triángulo de rodado 26.


green_anarchy@hotmail.com 15-4199-4844

Facebook: https://www.facebook.com/TallerLuddite/

Más notas de Mecánica acá