Amor por las Brompton y la convivencia social

21-redes-43Pablo Lebedinsky (46) se hizo de una plegable inglesa Bompton hace casi dos años y fue tal el flechazo que sintió con este pequeño y ágil vehículo que decidió abrir la cuenta de Twitter @BromptonAR con el fin de dar a conocer esa pasión que le generó este rodado. “Actualmente, no solo promociono a estas fieles bicicletas plegables, sino que también promuevo activamente el uso de la bicicleta con responsabilidad y respeto, tratando de generar conciencia en las personas que manejan vehículos y, desde ya, en los peatones, que forman el grupo activo más grande en la ciudad”, nos contó Pablo al respecto de su cuenta de Twitter.
Pablo pedalea todos los días al trabajo, aunque llueva, haga frío extremo o calor agobiante, y lo hace con un casco que tiene instalada una cámara con la que registra todo lo que sucede en sus pedaleos. Luego, publica videos de corta duración donde muestra escenas y situaciones de tránsito que habitualmente se viven en
las ciclovías.

Los ciclistas aún no somos del todo respetados ¿Por qué creés que pasa esto?
Desde que en la ciudad de Buenos Aires se empezó a construir una red de ciclovías y bicisendas, hace 7 años, muchas personas se lanzaron a las calles en bicicleta, ya que sintieron que podían moverse con mayor seguridad. Afortunadamente, el cambio se produjo muy rápido lo que deviene en que un alto porcentaje de la población aún no digiere por completo que hay un nuevo y sano actor en el tránsito, que puede fácilmente compartir el espacio con los demás actores (peatones, autos y transporte público, entre otros), pero para eso todos debemos tomar conciencia de que la ciudad va cambiando. En este camino, yo intento pedirle a la gente que haga un esfuerzo por aceptar a este noble medio de transporte que contribuirá a tener una ciudad menos agresiva y convulsionada y más limpia y amigable.

¿Qué es lo que buscás desde tu accionar?
Desde mi lugar, trato de manifestar mi amor por la bicicleta y transmitir algunos de los muchos valores que me enseñaron mis padres: respeto, responsabilidad y honestidad, los cuales son fundamentales cuando te subís a cualquier tipo de vehículo. La ciudad debemos compartirla. Muchas veces no nos detenemos a pensar que la persona que tenemos a nuestro lado algún día podemos ser nosotros.

¿Qué fue lo más exótico que viste arriba de la bici?
En Palermo, me crucé con el bicitaxi dos veces. Me pareció una idea genial que en otros países funciona bien. También con un paseador de perros en una bicicargo.

Seguilo a Pablo en @BromptonAR