¿Alforjas o bikepacking?

Ningún sistema es mejor que otro. Los 2 son eficientes para distintos destinos y tipos de viaje. Además, en ambos es fundamental seleccionar equipo de buena calidad y hacer una buena planificación del viaje.

  ALforjas
Necesitaremos un portapaquetes.
Permiten mayor carga. Mayor peso significa más riesgo de daño de algunos componentes como llantas y mazas.
Son más indicadas para unas vacaciones o un viaje largo, incluso para iniciarnos en el mundo del cicloturismo.
En cuanto a la distribución del peso, las alforjas van sobre y/o al costado de las ruedas, lo que hace más dificultoso maniobrar y mantener equilibrio.
Con viento en contra perdemos aerodinamia.

Bikepacking
Como su nombre lo indica bikepacking (BPG) viene a ser algo así como “biciempacado” y busca aprovechar la estructura de la bici para llevar el equipaje. No es necesario portapaquetes.
Permiten menor capacidad de carga, aunque no siempre llevamos solo lo que necesitamos ni todo lo que llevamos es altamente eficiente (muchas funciones para un solo elemento). Llevar menor peso significa menos riesgos de daño de algunos componentes como llantas y mazas.
Resulta ideal para viajar a lugares donde las condiciones son más extremas, con ausencia de caminos, escasa población, viajes más parecidos a una expedición donde es primordial sortear obstáculos y poder levantar la bicicleta.
Las cosas más pesadas van dentro del cuadro y, las más voluminosas y no tan pesadas, en el manubrio o en un gran bolso bajo asiento. Esto nos facilita maniobrar y mantener mejor equilibrio.
No perdemos tanta aerodinamia si hay viento en contra, aunque se sigue teniendo mucha resistencia con viento lateral.

Texto: Diego Andrich* Propietario de la tienda especializada de viajes en bici del barrio porteño de Caballito: Tierra de Biciviajeros.
Fotos: Javier Rasetti / Nación Salvaje Fotógrafo de Nación Salvaje y cicloviajero