ABC del Cicloturismo: 7 consejos para viajar en bici

Por Diego Andrich* / Foto Javier Rasetti (Pedaleando Ruta40)
21-Cicloturismo-IMG_2363
1.
Nunca planifiques un viaje con etapas de más kilómetros de los que verdaderamente puedas pedalear. Previo al viaje, podés chequearlo pedaleando por un camino rural con una carga de 20 kilos sobre tu bicicleta. Recordá siempre que viajar es disfrutar, conocer y sumar experiencias, y en la mayoría de los casos, son las vacaciones anuales en las cuales recargarás energía para afrontar otro largo año laboral/estudiantil/ familiar.
2. En el viaje, el día no termina cuando llegás a destino, todavía te falta buscar donde dormir, armar la carpa, cocinar y, sobre todo, disfrutar el lugar. Por ende, a la hora de planificar tu día de pedaleo preveé tener tiempo para estas cosas.
3.
Si tuviste una noche mala porque pasaste frío o no te sentís seguro o te quedaron muchas piedras bajo la carpa, al otro día estarás cansado y tu jornada de pedaleo será agotadora. Probablemente necesitarás más tiempo para los kilómetros que programaste, lo que hará que lo pases mal. Por eso, dentro de las posibilidades, asegurate siempre un buen descanso.
4. Es recomendable hacer una pausa de no más de 10 minutos cada hora de pedaleo.
Bajate de la bici para sacar fotos, hidratarte, comer algo. Sobre todo para cambiar la posición de cuello, hombros y cintura, de modo que, al final del día de pedaleo, puedas estar más entero para continuar el punto 2.
5. Equipate con inteligencia y no en cantidad y no lleves cosas que no sepas usar. Siempre investigá sobre el clima (vientos y lluvias) del lugar por donde vas a viajar y recordá que los vientos predominantes en la cordillera son del oeste.
6. Es de vital importancia tener en cuenta que cuando nos sentimos sedientos y famélicos ya estamos en problemas. La hidratación y la alimentación son fundamentales para que nuestro motor funcione. No dejes de tomarte el tiempo necesario para cumplir con ellos. Se recomienda beber como mínimo 3 litros de agua por día.
7. En verano, el agua que vayamos a tomar probablemente esté a temperatura ambiente, por lo que es más desagradable consumirla. Un buen truco es agregarle té y algo de azúcar. Es más rico beber un té dulce tibio que agua caliente.

*cicloviajero y dueño de la tienda especializada en cicloturismo Tierra de Biciviajeros.