24 hs en New York (en bici)

*Por Gustavo Almada(txt y fotos)

No estaba en mis planes, lo juro, pero sin pensarlo me encontré un día pedaleando por las calles de New York. Todo empezó con un cambio de pasajes que me obligó hacer una larga escala en medio de un regreso a Buenos Aires, desde Miami.
Mi primer pensamiento fue como pasar un día entero esperando mi próximo vuelo y no morir en el intento. La respuesta estaba ahí, ya que entre mi equipaje viajaba mi bicicleta plegable.
“Las únicas cadenas que te dan libertad son las de la bicicleta” leí en un graffiti de Valparaíso, Chile. Pero esa es otra historia.

Brooklyn 12.00 AM
Llegar a medianoche a una ciudad con un idioma y costumbres desconocidas, me hizo pensar que lo mejor sería dormir en el aeropuerto hasta que salga el sol. Una película de Tom Hanks me había mostrado que era posible hacerlo.
Una improvisada sala de descanso acogió mi sueño. No conté ovejas pero estoy seguro de la cantidad de veces que se abrió la puerta automática del lugar. La madrugada más larga que recuerdo desde aquellas del mundial de Japón.

Brooklyn 07.00 AM
En Buenos Aires el 60 te lleva a casi todos lados. Saliendo del aeropuerto de La Guardia, el M60 es la salvación. Un colectivo articulado con buena capacidad que te lleva hasta Manhattan. El sol está saliendo y empiezan a aparecer las primeras imágenes de la ciudad. Luego de media hora de viaje me bajo en Broadway y 125. Estoy en pleno Harlem. No me animo a tomar el subte en hora pico con dos valijas. Con varias horas por delante hasta el check-in del hotel, empiezo a caminar las 50 cuadras que me separan de él.
Las postales son hermosas. Empiezo a recordar películas…

Manhattan 10.00 AM
2015-05-05-03.53.54-3

El hotel que tenía reservado era el Y.M.C.A. Sí, el mismo de la canción de Village People. El mismo pertenece a la Asociación Cristiana de Jóvenes y funciona como guardería, colegio, colonia y hotel. Dudé si entrar pero la dirección y el cartel me aseguraban que había llegado a destino.
Tiré todo en la habitación y de rápidamente armé mi Tern, cómplice de una aventura una vez más.
Desde que dejé la habitación hasta que salí a la calle, más de una mirada me siguió, o mejor dicho, a mi bici. Me sentí feliz.
Estoy a media cuadra del Central Park. Lo primero que decido hacer es alimentarme.
En la esquina sur-este del parque está la estación Columbus Circle (Colón para nosotros). Ya están dispuestos los puestos de comida en la calle. Procedo a atacar uno de la cadena Jalal, del cual elijo un Falafel completo. Creo que un “not hot, please” hubiera funcionado pero ya era tarde, no me hizo falta entrar en calor antes de subirme a la bici.

Manhattan 12.00 PM
2015-05-05-05.00.13-3

Entro al Central Park para chusmear un poco aunque la idea es dejarlo para la mañana siguiente. El día esta hermoso y arranco a recorrer los puntos emblemáticos. Saco una foto en la intersección entre la Sexta Avenida y la 59, que es una de las que mejor refleja esta ciudad.
Rara esquina la de la Quinta y 59, hay un terreno de unos 20 x 20 metros que supongo valdrá varios millones. Los dueños de este lugar decidieron no construir ningún edificio, solo un cubo de vidrio de unos 10 x 10 x 10 metros, con una puerta y una escalera que te dirige a lo que pareciera ser un gigantesco sótano. La única imagen que se ve en la entrada del lugar es la de una manzanita.
Decido no bajar, sigo camino.

Manhattan 1.00 PM
2015-05-05-03.53.49-3

Estoy pedaleando entre taxis amarillos por la Quinta Avenida. ¡Esto es Nueva York! A unos metros el MOMA. Luego la catedral de San Patricio, la iglesia neogótica más grande de América. Imponente. Y muy cerca de ahí y aún más imponente, se encuentra el Empire State. Levanto la vista y aunque no esta King Kong en la cima lo puedo imaginar.
Sigo pedaleando y una fixie tripulada por una chica llena de tatuajes y completamente calva me pasa esquivando de forma suicida a varios taxis. No la corrí.

Manhattan 2.00 PM
Gente, mucha gente. Caminando, almorzando, leyendo, patinando.
Paro a sacar unas fotos y un señor que limpia el lugar se aproxima. Se muestra interesado en mi bicicleta plegable y me pregunta donde la compré. Le muestro como se pliega y lo práctica que es. Le doy mi tarjeta personal. Estoy en medio del Rockefeller Center y casi vendí una bici.

Manhattan 2.30 PM
Hace 24 horas estaba en Wynwood (Miami), ahora en el Soho.
Tony Goldman remodeló ambos barrios, que pasaron, de ser sectores peligrosos y abandonados, a turísticos y reconocidos mundialmente. Él decía que estos barrios olvidados con casas amplias y baratas atraían a los artistas, que los artistas atraían a sus clientes y que estos, aparte de arte necesitaban comer y hacer compras. Así de fácil y mágicamente hizo crecer a estos lugares. Hoy cuando decimos Soho, decimos mucho.
Saco fotos, observo los bares, los edificios reciclados, las escaleras en sus frentes y las que se internan en las entrañas de curiosos negocios.

Manhattan 3.30 PM
2015-05-05-03.53.50-5 2015-05-05-03.53.48-3
Little Italy y Chinatown , dos pequeños barrios separados por una avenida. De un lado los carteles me llaman, prosciutto y mozzarella entre otras tentaciones. Del otro no los entiendo pero abunda la comida , las salas de belleza y los comercios de chucherías.
Un gigantesco camión de bomberos pasa velozmente por la avenida, nadie se sorprende, todo sigue al mismo ritmo frenético.

Manhattan-Brooklyn 5.00 PM
2015-05-05-03.53.50-6

Estoy en la subida del puente de Brooklyn. Cientos de personas en el camino peatonal que va por arriba del puente, nadie necesita cruzarlo, todos estamos haciendo lo mismo. Cual peregrinación de lado a lado, la gente avanza por un camino de unos 5 metros de ancho. Mitad peatonal, mitad para bicicletas. Todos respetan las flechas de señalización, o casi todos. Llego a Brooklyn y fantaseo con encontrarme a Woody Allen, con el cine de “La rosa púrpura del Cairo”, con las calles de “Días de radio”. Me quedaría a vivir esas historias pero tengo poco tiempo.

Memorial Center, Manhattan, 6.00 PM
2015-05-05-05.00.12-3

Todo lo fantástico se vuelve solemne. El monumento deja a todos en silencio, solo se escucha el obturador de alguna vieja réflex y el agua. Son simplemente dos caídas de agua, y de ninguno de sus cuatro lados se ve el fondo. Por un lado aterra y por otro incomoda.

Manhattan 7.30 PM
2015-05-05-03.53.53-3
Me pierdo en la belleza del este de la ciudad y acompaño por un momento el éxodo diario de los trabajadores que regresan a sus casas. A lo lejos puedo observar una gigantesca figura con una antorcha en su mano, Cae el sol en la ciudad que “nunca duerme” y necesito comprobarlo.

Manhattan 10.00 PM
Times Square no es grande. Está concentrado, como en el inicio, como en el Big Bang. Son solo unos trescientos metros pero las marquesinas y sus luces están en todos lados. Publicidad, consumismo y gente, mucha gente.
Radio City Music Hall, Carnegie Hall, los iconos del teatro y música en Manhattan.
Comprobado: esta ciudad nunca duerme.

Manhattan 11.55 PM
El día se acaba y me doy cuenta que tengo hambre, hay mucho para elegir pero me decido por la clásica pizzería al corte. Como en cualquier boliche de la avenida Corrientes, entro con la plegable, nadie mira ,todos comen. El muchacho Pakistaní me da cuatro porciones que empatan a una grande de las nuestras. Calmo mi apetito mientras planeo el día siguiente.

Manhattan 07.00 AM
2015-05-05-03.53.52-3 2015-05-05-03.53.51-3

No hizo falta el despertador. De un salto me levanto de la cama y en menos de 10 minutos estoy en la calle.
Cruzo la avenida y entro al Central Park. Cae una pequeña garúa, pero nada me detiene. Este parque es fantástico. Es el horario justo, no hay turistas y los pocos valientes que están corriendo o pedaleando me acompañan. Los edificios en el horizonte son los faros que me guían para no perderme. Doy una vuelta completa, unos 12/15 km tal vez. No voy a describir este lugar, las fotos hablan por sí solas.

Manhattan 09.00 AM
Desayuno en un puesto saliendo del parque y arranco para hacer la costa oeste de la isla. Un extenso parque bordea el Río Hudson de sur a norte. Las ruedas de mi Tern giran velozmente mientras disfruto de la vista. El parque termina en un hermoso barrio con caserones muy antiguos perfectamente conservados y con un nombre que es perfecto para describir la situación. Estoy en Morningside Heights. Si tengo que elegir, este es el lugar de Manhattan en el que quisiera vivir.

Harlem, Manhattan, 10.30 AM
Fantástico. Dudaba en recorrerlo pero por suerte lo hice, las veredas repletas de gente, tanta que camino con la bici al lado para no molestar, trabajadores en su mayoría, ningún turista, camino y siento el barrio. Veo una pizzería al corte y no puedo evitar entrar. Mientras como algo, estoy varios minutos observando la gente, mirando por la ventana el ritmo de todo.
Las imágenes me absorben, me abstraigo por un momento y soy uno más. Me pellizco y es verdad, estoy comiendo una porción de muzza junto a mi bicicleta plegable en un bar en el Harlem. Tacháme la doble.

Manhattan 11.00 AM
Dejando atrás Harlem oeste y el barrio dominicano, bajo por la avenida York dirigiendome a Yorkville. Paso especialmente a conocer el famoso local NYCeWheels, donde venden bicicletas plegables. No me hizo falta comprar , mi Tern viaja siempre junto a mi.

Manhattan 12.00 PM
2015-05-05-03.53.47-5

Regreso al hotel, recojo las valijas y me quedan por tomar dos subtes y un tren para llegar al aeropuerto.

24 horas recorriendo y descubriendo una ciudad fantástica desde arriba de la bici.
Mientras el avión carretea en el JFK pienso en que otra ciudad me gustaría hacer una escala, y recuerdo aquel grafiti: “Las únicas cadenas que te dan libertad, son la de la bicicleta”.

*Ciclista y propietario de la bicicletería Lord Bike.